dimecres, 21 de maig de 2014

Encore l'amour

Encara l’amor. Malgrat els grans ocres de la tarda. Malgrat els oceans perduts. Després de tots els camins sense rumb i les nits plenes de versos. Encara l’amor. Que balla i riu i t’enyora. Que cau una i altra vegada. Encara l’amor. Que t’estima però t’ha perdut la mirada. Que ja no parla. No diu no diu no diu. Res. Però encara l’amor. A través dels dies. De les lletres. De les primaveres. Encara l’amor. Quan és soroll. Quan vol que sigui silenci. Quan no queda cafè. I plou.

dimecres, 7 de maig de 2014

Un poco tonto

—Sí —contesté—. Estoy enamorado. Así de simple.
—Qué bien. ¿Es alguien que conozco?
 —¿A quién podrías conocer tú? No, es una chica de mi clase. Quizá es un poco tonto, pero que se le va a hacer. Esas coses no se pueden planificar.
—Tienes razón. ¿Cómo se llama?
—Hanne.
—Hanne —repitió, mirándome con una pequeña sonrisa—. ¿Cuándo podré conocerla?
—Verás. Es que no estamos juntos. Ella está con otro.
—Entonces no es fácil.
 —Así es.
Ella suspiró.
—No, no siempre es fácil. Pero tienes buen aspecto. Pareces contento.
—Nunca he estado tan contento. Nunca.
Por alguna loca razón se me saltaron las lágrimas al decirlo. No solo se pusieron brillantes los ojos, algo que ocurría cada dos por tres cuando decía algo que me tocaba por dentro, no, esta vez las lágrimas me corrían por las mejillas.
Sonreí.
—De hecho son lágrimas de alegría —dije.
Y acto seguido me puse a sollozar. Al final las lágrimas me caían con tanta fuerza que tuve que mirar hacia otro lado. Por suerte el agua empezó a hervir justo en ese momento, pude retirar la cafetera de la placa y echar el café. Apretar la tapadera, sacar dos tazas. Cuando las puse en la mesa, todo había pasado.

La muerte del padre, Karl Ove Knausgård